Restauración geoambiental de canteras en desuso

QU4TRE, consultoria ambiental, y Nontropía, arquitectura i entorn, realizan el Proyecto de recuperación geoambiental de la cantera de Sant Nicolau, Menorca. La cantera se encuentra en la carretera del Toro (Km 1,3) y representa unos de las explotaciones mineras en desuso que se asociada a unos de los miradores de Menorca por antonomasia, el Toro, generando un impacto visual, no solo por la explotación sinó también por su infrastructura abandonada asociada.

El proyecto que realiza QU4TRE y Nontropía consistirá en la restauración geoambiental parcial del espacio abandonado, respetando los afloramientos exhumados del período Triásico y favoreciendo la creación de un itinerario geológico y paisagístico asociado al perimetro de la cantera, así como un itinerario interior aprovechando las antiguas zonas de carga de material. Se pueden apreciar los materiales del Toro formados por calcáreas estratificadas con arcillas y abundantes pistas fosiles de bioturbación,  se parecian estratos presentan pequeñas fallas y diaclasis que condicionan la dureza de algunos afloramientos. Este espacio, actualmente residual, tiene vocación de espacio intepretativo de la geologia y geomorfologia del Terciario de Menorca.

Conclusiones del taller en Sant Josep de Sa Talia

La segunda semana del mes de febrero técnicos de QU4TRE, consultoria ambiental, realizaron el taller de capacitación en gestión litoral dirigido a los trabajadores del municipio de Sant Josep de sa Talaia, Ibiza (Islas Baleares). Este taller ha sido encargado por el Área de Medio Ambiente, y está dirigido a la minimización de los impactos asociados a la retirada de bermas Posidonia oceanica y limpieza mecanizada de playas.

Dentro del Taller se realizaran algunas pruebas de gestión mecánica directa en espacios litorales de la costa de Sant Josep de sa Talaia. El objetivo de este taller es marcar las pautas de gestión para la retirada de restos de Posidonia basandonos en la emulación de los procesos naturales de deposición, acumulación, sedimentación y desmonte de las bermas sobre las playas arenosas del municipio, minimizando los impactos geoambientales detectados a lo largo de las últimas décadas. Así mismo se estableceran los patrones de gestión para la limpieza mecánica de playas realizando zonificaciones de actuación. Se estima que mediante la aplicación de métodos sostenibles se puede reducir la tasa de sedimento intercalado en las retiradas de Posidonia, y erosión de playas por limpieza mecanizada, hecho que repercutirá de forma positiva en la protección de playas y dunas.

Hacemos más que obras: Mantenimiento de las playas de República Dominicana

Dentro de la tercera campaña de playas que realizará QU4TRE, consultoria ambiental:

Hemos realizado en República Dominicana actividades de formación con la finaliadad de dar a conocer metodologías blandas de gestión litoral. Por una parte se realizará una conferencia en la Universidad Pontificia Catolica Madre y Maestra en Santo Domingo, destinada a alumnos de la escuela de Arquitectura y Planificación territorial, por otro lado un taller de formación en capacitación de playas destinado a los técnicos del Departamento de Proyectos y Planificación del Ministerio de Turismo.

El objetivo de estos Talleres en gestión sostenible del litoral es el de revertir las tendencias erosivas detectadas en diferentes campañas y atribuibles a una gestión basada en criterios rígidos y estáticos de un medio fragil y dinámico. En cada Taller se aportará una visión geoambiental para la gestión sostenible de playas y dunas, la cual no entra en conflicto en la explotación turístico recreativa del sistema, sinó que mejora la calidad de las playas y recupera sistemas deteriorados por incorrectos sistemas de gestión, odenación y explotación.

(Te interesa si tienes una casa en la playa: Mantenimiento de casas de Playa

(Vídeo que nos pasó una  empresa de reformas)

Clasificación geoambiental de playas y dunas Dominicanas

A lo largo de la primera semana del mes de marzo QU4TRE, consultoria ambiental, realizará la etrcera campaña para la clasificación de las playas de República Dominicana, proyecto encargado por Departamento de Planificación y Proyectos (DPP) de la Secretaría de Estado de Turismo de República Dominicana. En esta tercera campaña las tareas de chequeo de playas de centraran en la costa S-W del país, analizando espacios litorales naturales y de poco uso turístico-recreativo. La metodología utilizada por QU4TRE en este proyecto se basa en diferentes métodos de chequeo utilizados para la clasificación y valoración del estado geoambiental de playas y sistemas dunares de las islas de Menorca y Mallorca (Illes Balears) y de la Costa Brava (Catalunya), espacios con un marcado caracter vocacional turístico litoral.

La dirección de obra ha estado dirigida por profesionales de la zona, que aún siendo especialistas en otro tipo de obra más de edificación, han sabido desenvolverse perfectamente.

La vocación litoral como recurso turístico de los espacios litorales analizados por QU4TRE en las islas Baleares presenta grandes similitudes con el litoral dominicano por lo que respecta a la explotación turístico y recreativa, y a las causas degenerativas atribuibles a una falta de gestión, ordenación y planificación.

Para la valoración de cada playa se han identificado cinco grupos de variables basadas en aspectos físicos, legislativos, antrópicos y de gestión. Estas variables nos permiten realizar una clasificación de tipologías de playas, donde podemos agrupar las playas que presentan similitudes de usos y explotación en relación a su estado geoambiental del conjunto del sistema. De este modo podemos proponer líneas y acciones de gestión encaminadas a la recuperación de sistemas playa-duna, renaturalización de procesos, restauración y rehabilitación, no siendo las medidas propuestas contraproducentes para una explotación turístico-recreativa del litoral dominicano.

Representación del analisis de variables de las playas analizadas en la segunda campaña (Costa Norte).

Actualmente podemos establecer algunos patrones territoriales de comportamineto litoral, aqunque se trata de datos incipientes a la espera de los resultados de la tercera campaña. Por tramos costeros podemos apuntar:

Costa norte. La zona norte muestra una formación continua de acantilados y playas, con la presencia de grandes estuarios y áreas de manglares (Estero Balsa). Los acantilados presentan una altura promedio de 80 m. Las playas de arena ocupan el 54% de la costa norte. La parte norte es de tipo erosivo y puede definirse como costa con aparente actividad tectónica. Apreciamos en la mayoria de playas descalces y erosión de tipo natural.

Costa este. En la costa este se define relieves más bajos y extensas playas de arena, la mayor parte de las costas son destruccionales, áreas basculadas. Los acantilados ocupan el 30.5%, las playas de arenas el 56% y los manglares el 12,8% . La playas presentan erosión de tipo antrópico por falta de regulación y gestión.

Costa sur. La costa sur presenta también extensas zonas de playas, pequeños acantilados, playas de origen aluvial. En la costa sur, se presentan áreas de dunas extensas. Hay presente también sedimentos clásticos del complejo deltaico. La costa sur tiene 69.6% de playas, 28.4% de acantilados y 2% de manglares. Encontramos buenos ejemplos de sistemas playa-duna.

Analisis evolutivo de los sistemas dunares

A lo largo de esta última semana del mes de setiembre técnicos de QU4TRE y miembros de la SHNB  asisten al congreso de gestión de áreas marinas que se celebra en Brasil  para presentar los resultados de un análisis evolutivo del sistema dunar de Son Bou   (Menorca). Este sistema presenta dos sectores claramente diferenciados por su estado, uso y gestión. El trabajo analiza el balance sedimentario del sistema playa-duna relacionándolo con las influencias antrópicas que sobre éste se han dado, su uso y gestión.

Se define la evolución del sistema playa-duna mediante el análisis de fotografías aéreas seriadas desde el año 1.956 al 2.001, y los resultados obtenidos se han cuantificado en base a la evolución de 10 perfiles playa-duna a lo largo del sistema, definiendo la adaptación de cada sector a los impactos antrópicos que soporta. La comparación entre los diversos fotogramas analizados ha permitido definir un seguimiento temporal de la evolución de la línea de costa, y por ende de la superficie de playa. Así mismo, y mediante analisis de 36 variables se establece la evolución del sistema en base a las afectaciones de las medidas de gestión y uso.

Las conclusiones del estudio constatan una correlación entre las pérdidas de superficie de playa y los incrementos en la frecuentación turística -construcción de dos hoteles y una urbanización- y una incorrecta gestión. Así mismo se destaca la recuperación superficial durante las pausas en el incremento del uso y frecuentación (1.975-1.983, 1.995-2.001) reflejado en la capacidad de recuperación del sistema playa-duna, junto a la eficacia de los mecanismos dinámicos de los sistemas dunares para prestar el sedimento acumulado a la playa y con ello cubrir sus eventuales déficit sedimentarios. Los resultados obtenidos en el trabajo presentado sirven como documento gráfico y numérico de la adaptación de formas durares a procesos de recuperación natural una vez que cesano se reducen los impactos sobre estos.

Podemos concluir que los problemas erosivos de la costa arenosa obedecen a varios factores, pero sin duda el factor antrópico constituye, si no el más importante, uno de los de mayor presión sobe los sistemas playa-duna. En el caso de son Bou este último es sin duda el factor que condiciona que un sector de la playa predominen los procesos erosivos.

Valoración de la calidad y el mantenimiento de las playas

En las últimas décadas la ocupación de la costa por parte del hombre ha sido masiva, rápida y acultural produciéndose un proceso de litoralización y turistificación acelerado, modificando el paisaje y sus características naturales y tradicionales. Estas actuaciones de desnaturalización han creado en muchas ocasiones la degradación completa del litoral.

Al ser estos espacios litorales clave para la economía el sector turístico, hay un interés creciente en convertir las playas y la costa en un producto más, sujeto a parámetros de control de calidad propios de empresas o sistemas productivos, con una concepción del espacio litoral como producto turístico sin tener en cuenta su dimensión de ecosistema natural y frágil. Las respuestas a esta situación no suelen buscarse en el propio sistema sino que se opta por tratar a las playas como ‘empresas’ aplicando medidas de gestión que nada tienen que ver con su funcionamiento natural.

El enfoque de la calidad de servicio se centra en las discrepancias entre las expectativas de los usuarios y sus percepciones, discrepancias que en muchas ocasiones son fruto de una venta publicitaria que no concuerda con la realidad. Para establecer indicadores de calidad de playas normalmente se estudian parámetros físicos, biológicos y sociológicos que permitan discriminar las “playas de calidad” respecto a las que no lo son.

En este sentido las Banderas Azules, las normas de calidad ISO 9001 y 14000, la Q de Calidad o el sistema de gestión EMAS, son mecanismos con los que las autoridades públicas cuentan para gestionar la calidad y el buen estado de las playas y ofrecer a sus usuarios y visitantes mejoras constantes año tras año. Cada una de estas normas tiene un nivel de exigencia diferente, pero todas tienden a prestigiar en mayor o menor grado al arenal que consigue estos títulos, y por ende, a la zona adyacente o de influencia. De este modo las medidas de gestión se configuran como una herramienta de marketing para las playas. La importancia de acreditar la calidad y la gestión de las playas reside en el hecho de que muchas playas representan importantes ingresos sobre los que gravita un elevado porcentaje económico de los municipios costeros. Por tanto, mejorar y acreditar dicha mejora, conjuntamente con el respeto al medio ambiente, se convierte en un elemento esencial para captar y conservar visitantes e ingresos.

Desde QU4TRE pensamos que en la mayoría de los casos las medidas de gestión se aplican en espacios turísticos maduros y consolidados. La apuesta por estas medidas responde a la necesidad de mejora de la imagen de los espacios litorales turísticos artificializados y en declive, y no tanto a su mejora geoambiental, y están encaminadas en muchas ocasiones en la revalorización del espacio para evitar su declive. La aplicación de estas cuatro medidas de gestión convierte teóricamente las playas urbanas o turísticas y más artificiales en playas de primera, a la vez que considera las playas situadas en espacios naturales como playas de segunda categoría.

Obviamente, esta categorización se basa en la simple ocupación del espacio y en las demandas de los usuarios, empresarios y políticos; es decir, se trata de una apuesta hacia la oferta de servicios. Des de QU4TRE creemos que se tendrian que introducir cambios en estas medidas, con parametros que tengan presentes valores de paisaje, geológicos, geomorfológicos

Qué opinas de estas medidas de gestión?

Educación e interpretación correcta para el mantenimiento

Las deficientes gestiones realizadas en las últimas décadas sobre espacios litorales han provocado impactos negativos en sus elementos emblemáticos, frágiles y más sensibles; morfologías y vegetación. Este deterioro del medio físico alcanza también a la calidad de visitación de algunos usuarios.

En base a los resultados observados en gran parte de nuestro litoral, tanto morfológicos como perceptuales, se ha de plantear un cambio hacia la sostenibilidad del recurso litoral, entendiendo la sostenibilidad como integración y esta como un cambio radical en la forma tradicional de proceder en la gestión de los espacios litorales por parte de agentes sociales, públicos y privados, reformulando una perspectiva mas amplia de la dimensión temporal del espacio litoral. Hemos de entender que la gestión ambiental del litoral no esta separada de otras políticas, se trata de una política transversal que afecta y se encuentra afectada por las decisiones que se toman para el desarrollo de otros sectores que gravitan sobre una estrecha franja de territorio, las playas y las dunas.

Constatado el alto porcentaje de desconocimiento por parte de gesteros y usuarios se hace necesario realizar políticas de educación ambiental dirigidas a estos sectores implicados y abordarlas como una herramienta básica de gestión. Todo planteamiento de gestión turística y litoral ha de incluir directrices de educación ambiental, con procedimientos educativos de carácter añadido y vinculado a la planificación, esta educación tendrá como objetivo final el uso sostenible del recurso natural. Esta información ha de estar disponible de forma pasiva y activa en todos los espacios naturales, evitando en todo momento el impacto paisajístico que pueden generar los intereses administrativos.

La interpretación, difusión y educación de los valores litorales es una parte más de la gestión que como último fin tendrá la conservación del espacio frecuentado y gestionado. Desde QU4TRE entendemos que en base a la realización de un programa adecuado de información es posible conseguir un importante apoyo por parte de los usuarios, evitando de este modo su progresiva degradación por conductas asociadas a la falta de desconocimiento. El usuario, en general, debe disponer de la información adecuada para comprender las razones y las consecuencias de las diferentes medidas de gestión. La información e interpretación puede ser utilizada para educar a los usuarios e incrementar de este modo su apoyo a las técnicas y medidas de gestión sostenible. La gestión litoral ha de basarse en la gestión del recurso y no la gestión de su demanda.

De la playa a la toalla: Nosotros también provocamos erosión en los ambientes litorales

Quién no se ha preguntado en alguna ocasión, mientras se ducha después de un dia de playa, cuanta arena nos llevamos cada uno?. Mucha o poca?

Existen abundantes trabajos sobre los efectos erosivos en ambientes litorales por efecto antrópico, a diferentes escalas y desde diferentes campos de trabajo (geomorfología, geología, biología, oceanografía, ingeniería…). En el campo de la geomorfología se han analizado desde los efectos erosivos a microescala hasta macroescala, desde la erosión inducida por el efecto mecánico de la limpieza litoral, la desaparición de playas por efecto de temporales, hasta modificación de la línea de costa por los efectos de la contracción de puertos o presas, todos ellos documentados con abundante bibliografía, y en muchas ocasiones utilizados como base de gestión litoral. La bibliografía existente en el estudio de procesos erosivos inducidos por el efecto antrópico sobre los sistemas litorales es abundante, abarcando análisis de capacidades de carga, distribución de usuarios sobre el sistema playa-duna, o afectación a la vegetación por compactación y fragmentación, entre otros.

Desde QU4TRE os invitamos a compartir un breve trabajo realizado en la isla de Menorca sobre la microerosión involuntaria de los usuarios de playa. Se trata de un trabajo que tuvo por objetivo la cuantificación de los granos de arena que son trasladados fuera de la playa por el uso y disfrute de estas. Aparentemente estamos hablando de cantidades despreciables, 33,64 gr/usuario, aunque el sumatorio total de este dato basado en la frecuentación de playas nos ofrece resultados nada despreciables en el traslado de material más a la de la playa.

Esperamos que sea de vuestro interés.